Nota Importante

Este es un blog estrictamente Católico. La información que aquí se publica es con fines de propagar el mensaje de Dios a través de sus siervos. Hay alguna información que no tiene que ver con los mensajes y aquí se publica para el conocimiento de todo el que visite esta fuente de información.

Amamos a Nuestro Dios Padre Todopoderoso y Eterno, a Jesucristo su Único Hijo Nacido del Padre, al Espíritu Santo dador de Todos los Dones, a la Santísima Virgen Maria, Madre de Dios y Madre Nuestra y a todos los Ángeles y Santos que habitan en el Cielo.

Es por ellos que este blog fue creado con la ayuda del Señor Jesús, Nuestra Bendita Madre Maria y la autoría del Espíritu Santo.

¡Bendecidos sean todos los habitantes en el Cielo y la Tierra!

Adoremos el Sagrado Corazón de Dios el Padre

Adoremos el Sagrado Corazón de Dios el Padre
Consagración a Nuestro Padre Celestial

Hermanos Lectores

Los mensajes traducidos son publicados en orden cronológico. Hay ciertos mensajes que son enviados con fechas anteriores y aunque no siguen la cronología son publicados debido a su urgencia. Pido disculpas si esto causara algún malestar. No tengo control del orden en que los mensajes son enviados al email para su traducción, de todas formas lo importante es su publicación para el conocimiento de todos.

lunes, 21 de julio de 2014

Mensajes a Darly Chagas


Mensaje de Nuestra Señora – María Llena de Gracia

El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora

El Ultimo Tiempo de Preparación para la Purificación de la Humanidad

 

22 de marzo de 2014

 

 

Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.

 

Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.

Mis hijos, es grande Mi alegría en encontraros reunidos en este día aquí en este hogar, para rezar juntos, delante del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo. Aquí están también los Santos y Angeles, vamos a construir una unión fuerte para buscar la Misericordia de Dios para todos los pueblos.

Vos brasileños, debéis tener más gratitud a Dios que os dio un país unido, país que gran parte sabe mirar unos a otros con igualdad. Vos sabéis sufrir juntos, sabéis mirar al Cielo y contemplar a Dios que está para cada uno de vos y fortaleciéndoos para las grandes dificultades que caen sobre vos.

Vos sois un pueblo sufrido, pero sois un pueblo fuerte que espera en Dios.

Por esto aquí es un lugar donde dejo más llamados de oración.

El que persevere un poco será capaz de vencer por los otros también.

Gracias Mis hijos, por vuestro esfuerzo en continuar firmes en Mi ejército. Ya estamos casi listos para la batalla.

Tantos países están unidos a nosotros y tantos no están y es por los que no están que nosotros tenemos que rezar mucho más, por nuestra victoria, Yo tengo certeza que ella será completa, porque no vamos a dejar a nadie atrás, vamos siempre a rezar para que todos sean bendecidos por Dios, que todos entren en la Eternidad.

Cuando llegue aquel día que es el último en la tierra impura, el día del Juicio Final, todos estéis listos para vencer.

Yo Soy la Madre que quiere a todos los hijos en el Cielo y Dios Me dio esta misión de luchar por Mis hijos, no es forzando para que ellos decidan por el Cielo, pero es mostrando a ellos que el tiempo de decisión está terminando, que ellos decidan por la felicidad.

Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os revela hoy sobre la importancia de la libertad. Dios os muestra que es un padre no debe impedir a un hijo salir de casa en busca de un sueño, pues cuando un hijo ve con sus propios ojos que necesita del amor de su padre, él regresa con más amor, porque aprendió que el amor es la cosa más necesaria en la vida de todas las personas, muchas veces el hijo siempre estuvo junto al padre y se siente despreciado, siente celos del padre, siente diferencias que no existen, peor al distanciarse un poco, siente que el frio está penetrando en su corazón, este frio es la falta de amor al padre que quedó distante. Entonces, él regresa corriendo, más amoroso y abraza a su padre, siente la alegría porque el padre está allí vivo en su presencia, como antes él no lo veía, no le daba importancia. 

Pero, el otro hijo que no salía del lado del padre, lleno de celos, porque no sabía amar, tenía apenas un sentimiento de juzgarse más merecedor de atención, de consuelo, este necesitaba más ayuda, porque no aprendió a amar como el otro aprendió. El otro aprendió porque pasó más dificultades lejos de casa.

Así, Mis hijos, está el mundo entero, quien se convierte se siente feliz porque regresó al Padre y quien no se convierte todavía necesita sentir que necesita de Dios para después regresar al El con el corazón dispuesto a Obedecerlo. Quien no se convierta todavía, no comprendió que Dios no ama con diferencias, El da todos el mismo amor y El quiere ser amados por todos sin diferencias.

Mis hijos, desapegaos de las cosas materiales y aproximaos más a Dios, solamente El puede daros consuelo que no acaba.

Seáis fraternos, seáis compañeros, estéis de manos dadas, sea rico, sea pobre, todos unidos, un solo corazón, vos estáis a pocos pasos de muchos sufrimientos. Es esto que cada persona necesita pensar y recomenzar la batalla contra la indiferencia, la falta de fe y la falta de coraje.

Mis hijos, vos estáis en la Santa Cuaresma, es tiempo de conversión, esto significa tiempo de crecer espiritualmente. La conversión es desde la hora que nace hasta la hora de dejar este mundo tierra y entrar en la eternidad.

Quien deje para convertirse sólo al final, puede no conseguirlo.

Quien no se convierte no será feliz en la eternidad.

Mis hijos, vos debéis meditar mucho sobre el sufrimiento de Jesucristo y procurar todavía hacer más oraciones para reparar vuestra culpa.

Si vos no hubieseis cometido pecados, Jesucristo no necesitaría pasar por tantos sufrimientos. Arrepentíos y pedid perdón a Dios. Así estaréis preparándoos para vuestra Pascua. Jesucristo ya Resucitó y ya conmemoró Su Santa Pascua, ahora es vuestra vez de prepararos para cuando llegue día de vuestra Resurrección, vos podáis resucitar para la felicidad eterna y  no para ser lanzados al Infierno.

Es esto lo que vengo a revelaros para vuestra conversión.

Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.

Rezad por los ateos y paganos, seáis perseverantes con vuestras oraciones para ellos, Dios os recompensará.

Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, unión y oración, sacrificios y penitencias. Son pocos los que están perseverando en oración por la paz mundial.

Seáis verdaderos cristianos, unidos en oración para que la sangre humana no sea derramada, pues cada hijo que muere en medio de guerras y crímenes, accidentes y enfermedades, será justificado. Todos son hijos de Dios y El no quiere que la sangre de Sus hijos sea derramada.

Ayudéis a los Santos Padres los Papas en la búsqueda de todos los que están distantes. La hora está quedando menor, más corta, apresuraos en vuestra conversión.

Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.

Brasileños, aproximaos más a la Santa Iglesia, con corazón puro para recibir la Santa Eucaristía, muchos sufrimientos vendrán para el país.

Todas las naciones, haced lo mismo, también vos seréis sorprendidos por grandes sufrimientos.

Agradezco vuestra presencia y os espero en el próximo encuentro.

Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo.

           

María, la Inmaculada Concepción.

 

Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Lucas: 1 – 3, 11 – 32.

 

Visiones:

1ª visión – un círculo dentro de otro. En el mayor vacío y en el menor oscuro, negro.

2ª visión – un mapa de Brasil y dentro el cuerpo de Jesucristo, el Sagrado Corazón.

3ª visión – un mapa de Brasil y dentro Nuestra Señora Aparecida.

4ª visión – un mapa de Brasil y dentro una medalla Milagrosa, siendo mostrado el dorso de la medalla.

 

Mensaje de Nuestra Señora – María Llena de Gracia

El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora

El Ultimo Tiempo de Preparación para la Purificación de la Humanidad

 

 

16 de marzo de 2014 – 2do domingo de Santa Cuaresma

 

Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.

Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.

Mis hijos, Mis pequeñitos hijos, después de tantos avisos al mundo, él se muestra al Cielo con gran desprecio, indiferencia y falta de fe, en su mayor parte.

Esto significa que no ha habido todavía una demostración de aprendizaje suficiente para decir que vos estáis totalmente atentos, y ni estáis preparándoos para superar los sufrimientos que se aproximan para el mundo.

Pero, la Madre Celestial que Soy Yo, no se desanima, Ella lucha por Sus hijos defendiéndoos mientras pueda, hasta que suceda el último momento, porque Ella nunca dudó del Poder de Dios.

Yo sé que mientras haya desafíos de los hijos a Dios, habrá castigos y Yo no quiero ver a ninguno de Mis hijos pecadores siendo castigados. Deseo mucho veros en el Cielo.

Vos sabéis que el Infierno es el castigo para quien no se convierta, son los que no creen en Dios ni en el último segundo de su vida.

Vos sabéis que no podéis forzar a nadie a creer en Dios, no tiene valor ninguno, pero rezar para que todos crean, tiene gran valor.

Yo rezo y pido a Dios por todos, pido a quien cree que rece junto Conmigo para que todos Mis hijos salgan victoriosos en este último tiempo que Dios está dando al mundo, para que el hombre se convierta. Sin conversión no hay Salvación.

Entonces, estéis atentos, todos vos porque está llegando la hora en que el tiempo de conversión encerrará, será de repente, en un parpadear de ojos. Mientras tanto Dios todavía está ofreciendo ayuda a todos sin excepción, pero cuando llegue la hora del hombre presentarse ante El en el día del Juicio Final, para responder si creyó o no en el Poder de El, entonces estará cerrado el tiempo, es el último segundo para cada uno.

Quien cree pide perdón de los pecados. Existen hijos que creen, pero no se lo demuestran a Dios por orgullo, estos corren mucho peligro de perder también la Salvación. Quien no se esfuerce para decir a Dios que Lo ama, este no será feliz. El hombre necesita ser verdadero, Dios conoce todo, sabe quién Lo ama, pero a El le gusta que los hijos demuestren la fe que tienen delante del mundo. El hombre necesita dar ejemplo de fe, ayudar a quien necesita y agradecer a Dios la vida que de El recibió.

Mis hijos, apresuraos en hacer lo mejor posible para el bien de vuestras almas.

Dios, hace muchos años, viene avisando al mundo que está llegando la hora del gran cambio de la humanidad.

Todos necesitan prepararos porque será un tiempo que va a agradar a unos y desagradar a otros, los que no se convirtieron.

Para un hombre ser feliz, él tiene que regresar el corazón a Dios sin demora y cambiar su manera de vivir, no dar mal ejemplo, necesita vivir correctamente, ser simples y humildes, no tener vergüenza de profesar su fe delante de nadie.

Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os revela hoy sobre la gran importancia de la fe, especialmente sois invitados a tomar más conocimiento sobre cómo Dios realiza Su Plan de Salvación para todos, porque El quiere salvar a todos, no sólo a una parte.

El hombre necesita prepararse porque un día puede ser sorprendido por Dios y quedará preocupado cuando comprenda que el tiempo pasó y él no cuidó del alma, en aquel momento podrá estar frente a frente con Dios y no está con el alma en buena condición para entregársela a El.

Vos escuchasteis hoy cómo Dios sorprendió a Sus discípulos, en el Monte Tabor, en la hora de la transfiguración de El.

Dios manifestó Su Poder delante de ellos y ellos no comprendían lo que estaba sucediendo, se quedaron sin curso, preocupados, sin saber qué hablar.

Pero, Dios sabía, conocía la fe de ellos, por esto permitió todo lo que sucedió.

En aquellos días ellos presenciaron la gran maravilla de la transfiguración de Jesucristo y por fin escucharon la Voz de Dios Padre que dijo: “Este es Mi Hijo muy amado, en quien puse todo Mi cariño, Escuchadle.” (Mt. 17: 5)

Mis hijos, la misma orden Dios Padre os da hoy, escuchéis las Enseñanzas de Jesucristo, creáis en el Santo Evangelio y seréis salvos porque El que es vuestro Salvador.

Cada vez que Jesucristo realizó milagros visibles a los pueblos que Lo seguían, los discípulos también vieron, daban testimonios por donde pasaban, de lo que vieron y escucharon.

Hoy vos estáis aprendiendo con ellos a creer, pero muchos hijos todavía no creen. Felices son todos los que creen sin haber visto, porque tienen fe y con esta fe están viviendo y aprendiendo cada día más.

El Espíritu Santo sustenta a cada hijo con la fuerza de la perseverancia y ellos conseguirán vencer todas las dificultades.

Esto es lo que vengo a revelaros hoy, para vuestra conversión.

Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.

Rezad por los ateos y paganos. El valor de la oración es muy fuerte, por esto os invito a rezar más por vuestros hermanos que todavía no se convirtieron. Nada puede echar el valor de la oración por esto vos que sois cristianos, sois todos los días invitados a permanecer firmes en la oración por vuestros hermanos porque debéis amarlos para agradar a Dios. En breve ellos correrán para Dios.

Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, unión y oración, ahora llegó el momento que recogeréis muchos frutos. Debéis aumentar vuestra fe porque la situación del mundo va a empeorar mucho por motivo de guerras y enfermedades, pero lo peor todavía son las grandes catástrofes que están llegando.

Ayudéis a los Santos Padres los Papas con vuestras oraciones, la misión de ellos ahora es buscar a las ovejas dispersas y guardarlas con cariño dentro de la Santa Iglesia. Es necesario que todos los cristianos aumenten más la fe.

Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.

Brasil, cuidéis del alma, las tempestades caerán y muchos hijos están viviendo en áreas de peligro. Ayudadlos, no os quedéis indiferentes a los sufrimientos de vuestros hermanos.

Todas las naciones, preparaos para los sufrimientos que están llegando. Confiéis en Dios, nada venceréis si no confiáis en Dios.

Permaneced en estado de gracia para recibir toda la asistencia del Cielo.

Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo

María, la Inmaculada Concepción.

 

Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Mt. 17: 1 – 9.

 

domingo, 13 de julio de 2014

Mensaje a Darly Chagas


Mensaje de Nuestra Señora – María Llena de Gracia

El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora

El Ultimo Tiempo de Preparación para la Purificación de la Humanidad

 

9 de marzo de 2014 – 1er domingo de Santa Cuaresma

 

Queridos hijos, hoy en el día del Señor, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.

Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.

Mis hijitos, este es el último tiempo para la humanidad salir de su egoísmo y unirse a la multitud de todos los pueblos, con un solo cuerpo, una sola alma, un solo espíritu y principalmente con un solo corazón para llegar hasta Dios. Es caminando juntos de manos dadas que lo logrará.

Sabéis Mis hijos, que es en Dios que encontrareis siempre el consuelo, el conforte y la felicidad verdadera. Quien no se una a la multitud de todos los pueblos, quedará en la soledad en la tierra, porque sobre ella no habrá nada que pueda consolaros, solamente habrá soledad.

Entonces, todos los pueblos necesitan unirse ahora más que nunca antes, es principalmente necesitan desapegarse de toda la materia, para que no se desesperen con la manera diferente que tendrá que soportar, pues una cosa os digo hoy aquí, ahora, no será fácil para nadie.

Es necesario que todos se conviertan desapegándose para ser bendecidos por Dios, recibiendo la Salvación.

Quien se convierta estará siempre debajo de la protección de Dios.

Mis hijitos, la Santa Palabra de Dios os revela hoy sobre las tentaciones del demonio sobre Jesucristo en el desierto y sobre toda la humanidad, hasta el fin de todos los tiempos.

A Jesucristo el demonio lo tentó mucho y también en el desierto donde Jesucristo fue haciendo sacrificios y ayuno para defender a la humanidad y pedir al Padre ayuda para ella. Allí, en aquel desierto, donde Jesucristo estaba, El comenzó la batalla contra Satanás y su reino.

El soportó todas las tentaciones por amor a vosotros pecadores, por los cuales El dio su vida, derramando toda la sangre, toda el Agua de Su Cuerpo en la Cruz para Salvaros, el fue bárbaramente humillado y ofendido por aquellos que obedecían al demonio que los instruía. Como los pecadores que servían al demonio no reconocieron a Jesucristo como siendo Dios, no fue difícil para ellos martirizar a Mi Divino Hijo.

Vos sabéis que quien no cree, no tiene miedo, hace con gusto la maldad pues se cree victorioso y por encima de todas las personas. Pero, Dios allí estaba viendo todo, y lo peor seria para los hombres crueles.

Jesucristo nunca se dio por vencido. Mientras El estaba en la tierra para salvar a los pecadores, El nunca dejó de ser Dios, pero se despojó de Su Poder mientras era hombre, siendo apenas un instructor de la Salvación, para que todos fuesen salvos El quiso que el hombre aprendiese el valor de la vida espiritual y conociese el Amor de Dios sobre todos Sus hijos.

Un pequeño grupo de seguidores andaba con El, y entre aquellos Jesucristo escogió a Sus discípulos y apóstoles que llevaran al mundo todo lo que aprendieron, Escuchándolo hasta la hora de Su Muerte y después de Su Resurrección.

Ellos valoraron, aprendieron y pasaron a otros los conocimientos que fueron creciendo en ellos y en el mundo, hasta los días de hoy.

Así Sus Enseñanzas no fueron echadas al viento.

Los que Lo escuchaban se volvieron Sus discípulos, como vos sois hoy lo que aprendieron a conocer la Palabra de Dios y cuidaron de la conversión.

Ser discípulo de Jesucristo y llevar al mundo el Santo Evangelio para que todos aprendieran la fraternidad, a andar de manos dadas, nada de prejuicio, nada de superioridad pues superior es sólo Dios.

Dios está por encima de todas la cosas, nada existe por encima de El.

Vos sabéis que el demonio tentó a Jesucristo y tienta a todos vos, porque sois de EL (Jesucristo) y a vos también el demonio quiere matar, quiere arruinar con vuestras almas. Pero, quien estuviera atento saldrá victorioso como Jesucristo salió de la tumba resucitado.

El vino para liberaros de la muerte y muy pronto sucederá.

Todo tiene un tiempo cierto para suceder. Los que creen en Dios saldrán victoriosos.

Jesucristo cuando fue tentado por el demonio, El ya sabía que sería, por esto se preparó, no tenía nada para arrepentirse porque El nunca pecó, pero ayunó, hizo sacrificios, porque el merecimiento del Infierno es para quien definitivamente no quiera convertirse, es la persona que no quiere creer en Dios. 

Jesucristo pidió al Padre el perdón para los que Lo crucificaron, pero El sabía cuántos allí se convertirían. Para el mismo no tenía que pedir perdón porque El nunca pecó, aun teniendo naturaleza humana también, pero nunca pecó de ningún modo. El se ofreció al Padre como víctima, por esto tuvo que pasar tantos sufrimientos para Salvar al mundo.

Por la Gracia del Padre y del Divino Espíritu Santo, El recibió fuerza para Resucitar y dar a todos los que en El creen, la Vida Eterna.

La Resurrección de los muertos será en el último día, ya está próximo, muy próximo. Preparaos arrepintiéndoos de vuestros pecados y pidiendo a Dios el perdón de ellos.

Hoy la Santa Palabra de Dios os revela también sobre la gran importancia de la ley.

Muchas veces preguntáis ¿porqué antes, cuando no había todavía Ley, habían tantos pecados que eran permitidos?, pero Yo os digo, permitidos no eran, pero como no había Ley tampoco no había castigo, porque para castigar se necesita la ley. Por esto Dios dio a Moisés la Ley y después que la Ley fue dada al mundo, era y es hasta hoy deber de todos obedecerla, quien no obedece merece castigo.

Ahora cabe al hombre escoger la Felicidad o la infelicidad.

Quien obedece la Ley de Dios será feliz y quien no la obedece será infeliz siempre. Esto se llama pecado desde el inicio del mundo cuando Adán y Eva pecaron. La Justicia de Dios no comete errores. Lo que Ella determina no tiene error.

Por culpa de un hombre la humanidad fue a condición de pecador. Pero, por la obediencia total de un solo hombre Jesucristo, la humanidad ganó el derecho de ser juzgada por Dios para saber el destino de su alma, si va para el Cielo o el Infierno.

El demonio tentó a Jesucristo y tienta a toda la humanidad, pero Jesucristo lo despidió diciéndole lo que está escrito

“Adorarás al Señor tu Dios, y sólo a El servirás.” (Deuteronomio 6:13)

El diablo perdió fuerza ante la Palabra y se fue después de que Jesucristo fue servido por los Angeles del Cielo.

Es esto lo que vengo a revelaros hoy para vuestra conversión.

Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.

Rezad por los ateos y paganos, ayudéis a que regresen a Dios con urgencia, el tiempo está venciendo, viene ahí algo muy terrible para ellos porque no se prepararon, será terrible para el mundo entero, pero los que están con fe y rezan, se están fortaleciendo para no desesperarse, estos sufrirán mucho menos. Por lo tanto, vos que tenéis fe y estáis rezando, vos que creéis en Dios y estáis escuchando el Llamado de El y enderezando vuestros pasos espiritualmente, sufrirán mucho menos. Por lo tanto, luchéis por vuestros hermanos haciendo sacrificios, oraciones y penitencias y haciendo ayunos por la conversión de ellos. Dios os recompensará.

Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, unión y oración, todos unidos en esta hora ayudándose unos a otros con oraciones. Si vos supieseis lo que podéis evitar para vos y para vuestros hermanos con oraciones, no os olvidéis de rezar a hora ninguna, porque la fuerza de la oración es mucho más de que podéis imaginar.

Por esto, ayudéis a los Santos Padre los Papas, vuestra oración junto con la de ellos es de una gran suma, podéis juntos buscar muchos cristianos que están lejos de Dios, para cerca de El, lo más rápido posible. Si las oraciones son hechas con verdadero amor, verdadera fe, con mas esperanza y humildad, vos podéis traer muchos hijos para el Refugio Seguro que es en Mi Inmaculado Corazón lo mas de prisa que podéis imaginar.

Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.

Brasil, las tempestades serán muy fueres, preparaos, ellas vendrán de repente, pero hace mucho tiempo que Yo estoy alertándoos sobre ellas y vos estáis dudando. Preparaos, preparaos. Muchos hijos no están cuidando de sus casas.

Mis hijos, vos estáis viviendo el tiempo de la Santa Cuaresma, recordaos que este es un tiempo para renovación y verificación de vuestros actos. Es hora de cada uno mirar al mundo, a las vísperas de una gran guerra. Es tiempo de recordar lo que será para la humanidad no sólo la última guerra, sino que peor, la consecuencia de que ella causó gran ruina al mundo hasta hoy y que de esta vez quien sobreviva va a envidiar a quien ya murió.

Para que todos encuentren la verdadera Paz, rezad, rezad, rezad.

Todas las naciones, estéis atentas, muchos acontecimientos están a las puertas. Rezad, rezad, rezad. Los que piensan sólo en ellos mismos están poniendo sus vidas en gran riesgo.

Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,

 

María, la Inmaculada Concepción.

 

Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Mt. 4: 1 – 11.

domingo, 6 de julio de 2014

Mensaje a Darly Chagas


Mensaje de Nuestra Señora – María Llena de Gracia

El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora

El Ultimo Tiempo de Preparación para la Purificación de la Humanidad

 

5 de marzo de 2014 – Miércoles de Cenizas

 

Queridos hijos, hoy, en el día del Señor, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.

Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.

Mis hijos, Mis pequeñitos hijos, hoy, en este primer día de la Santa Cuaresma, vamos juntos, de manos dadas y corazones al alto, a buscar en Dios para el mundo entero, la gracia de la conversión. Este es un tiempo de oración, de ayuno, de sacrificios y penitencia para la reparación de vuestros pecados. Vos debéis meditar mucho sobre todo el sufrimiento que Jesucristo paso y soporto para Salvaros.

Es necesario que hagáis muchas oraciones, especialmente con el corazón, para conseguir cuidar mejor de vuestras almas, principalmente ahora que grandes y terribles acontecimientos están a las puertas.

Entonces, hoy, en este día, vamos a buscar la Bendición de Dios para vuestra purificación.

 Debéis acercaros más a Dios Mis hijitos, porque necesitáis de mucha protección, este es un tiempo también en que el demonio tienta más a la humanidad, especialmente a los cristianos los cuales el desea arruinar por venganza, porque Jesucristo lo venció una vez más, resucitando.

Debéis meditar sobre la historia de vuestra Salvación, vos sabéis que Jesucristo, ya sabiendo todo el sufrimiento que tendría que pasar para salvar al mundo, El no desistió, no se desanimó, soporto todo con amor y obediencia al Padre que Lo envió al mundo para liberar a todos vosotros de la esclavitud del pecado. El se vacío a Si mismo y vino a salvaros muriendo en la Cruz donde derramo toda Sangre y toda Agua de Su Cuerpo sobre la tierra para libertaros de la muerte y daros Vida Eterna.

Vos estáis hoy comenzando una caminata en un trecho más difícil, principalmente porque tenéis mucho que reparar en cuanto todavía estáis vivos.

La humanidad en vez de despreciar tanto los Mandamientos, debería humillarse y obedecerlos para no provocar más la Ira de Dios.

Para vuestra paz, vuestra felicidad definitiva, debéis solamente amar desde siempre y nunca odiar ni despreciar la Voluntad de Dios.

Cuando el hombre se abre a la conversión, el comienza a corregirse y se acerca más a Dios, sea para pedir ayuda particular, sea por la Paz para el mundo, sea para pedir salud, la cura espiritual.

Cuando el hombre abre el corazón a Dios, el endereza los pasos, abre los brazos a la Felicidad Eterna; entonces es cuando tiene condición para parar y meditar sobre como agradecer la Gracia alcanzada y así descubre cuanto tiempo perdió y ahora es necesario no perder más.

Entonces el hombre se recuerda que es necesario pedir a Dios el perdón de todos los pecados que ya cometió en la vida y no pecar más.  

Así vos debéis actuar delante de Dios, cuidando de vuestras almas.

Es necesario decir para vos mismos, es necesario meditar sobre la Vida Eterna.

Entonces, hoy en este miércoles de cenizas, debéis buscar la serenidad para vuestras vidas, solo así soportareis los sufrimientos que tendréis de aquí en adelante. Todos corren peligro, porque la humanidad no tiene más el respeto a Dios, no tiene respeto a ella, cada día esta profanando más en la oscuridad. El hombre no se respeta a sí mismo, cuando peca porque desprecia la felicidad de existir.

Es tiempo de corregir Mis hijos busquéis la Gracia de Dios, caminéis en rectitud, Dios os acoge y os perdona cuando sois verdaderos en vuestros arrepentimientos. El derrama sobre vos todos los días Su Amor, pero vuestros corazones no permanecen abiertos a El porque vos os dejáis engañar por tantas cosas que nos útiles a vuestra vida, el apego a las cosas que no son eternas. Por lo tanto, hoy, en este miércoles de cenizas, debéis siempre recordaros que sois polvo de la tierra y a ella vuestro cuerpo regresara solamente vuestro espíritu, vuestras almas pertenecen a la Eternidad. Para el cuerpo entrar en la Eternidad, el después de vuestra resurrección será glorificado por Dios y quien no se convierta ira para la condenación al Infierno, no será glorificado, sino que será condenada con el alma y espíritu, a permanecer eternamente en el Infierno. Todos los que no se convierten irán para el Infierno.

Busquéis la Gracia de Dios, El os invita, no os obliga, El os ofrece, no os obliga, El os muestra que la vida es eterna.  

Solo con la Gracia de El podréis ser felices, nada da felicidad a nadie, solamente Dios. Si deseáis la felicidad, corred para Dios, si deseáis la infelicidad, no reclaméis nada.

Enderezad vuestros pasos, es tiempo todavía de arrepentiros y pedir a Dios el perdón. Pero, este tiempo está por un hilo de acabar.  

La Santa Palabra de Dios os lleva hoy a meditar sobre las cosas que la humanidad hace solo para aparecer como siendo justa, delante de los ojos del hombre, pero en verdad está viviendo en la falsedad.

El hombre necesita concientizar que tiene que rendir cuentas de sus actos a Dios, si no fuere correcto no recibirá la ayuda de Dios.  

Nada que hiciereis contrario a la Voluntad de Dios, os dará la liberación. Por lo tanto, debéis andar correctamente para ser liberados de las cosas que son peligro para que vuestras almas no lleguen al Cielo.

Muchas veces pensáis que un pecadito no tiene importancia, pero Yo os alerto, un pecadito crece y se vuelve en vicio, arruina con quien lo practica.

Seáis verdaderos en todo lo que hiciereis, no engañéis ni a vosotros mismos, porque vuestra alma quedara herida y podrá perder la belleza, la Luz que la conduce. Así quien vive conforme a las Enseñanzas de Dios, será feliz y quien no las vive será infeliz.

Es esto lo que vengo a revelaros hoy para vuestra conversión.

Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.  

Rezad por los ateos y paganos, ayudéis en su regreso al Padre, rezando por la conversión de ellos, la fuerza de la oración calienta los corazones indiferentes y ellos despierten para la realidad. Nadie queda sin ayuda de Dios, pero si el hombre desprecia esta ayuda hasta en la hora de la muerte, pierde la unión con Dios y va para el Infierno.

Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, quien desea el Cielo se humilla y pide a Dios la reforma de su vida, para merecer la Salvación.

Haced penitencia, ayuno, rezad, haced sacrificios de renuncias a lo que estáis apegados, existen hijos en los vicios más terribles, crueldad, desprecio, mentiras, engañando a otros, matanza, robo, para todo existe el perdón de Dios, pero el hombre necesita humillarse y pedir antes que llegue el día del AVISO. Quien no hiciere esto, perderá la unión con Dios.  

Ayudéis a los Santos Padres los Papas en este tiempo de rescatar a los que se apartaron de Dios, rezad para que todos regresen de prisa antes de las guerras.  

Vamos a pedir más la Misericordia para todos los que son cristianos y los que todavía serán. Fuera de Dios no existe vida, felicidad.

Aumentéis vuestras esperanzas, nunca las disminuyan, un día muy cerca Dios hará un cambio en la humanidad, será en un parpadeo de ojos. Todos los convertidos irán a adorar a Dios y no querrán nunca más estar lejos de ellos. El hombre nunca más va a querer medir fuerza con Dios. El hombre puede vencer a otro con odio, con venganza, con engaño, pero Dios ve todo y quien haga esto será castigado porque está armándose con armas del Infierno. Dios no está en la guerras sean ellas donde sucedan y por el motivo que fuera Dios no acepta. Todo tiene que ser conseguido con amor.

Dios hará un cambio en el mundo, si El mueve la naturaleza para castigar, usa Su fuerza moviendo el sol, las estrellas, el viento, el agua, el fuego, cuanto más Él puede mover al hombre que Lo desafía.

Mis hijos, ayudéis a los Santos Padres los Papas, ellos necesitan también de mucha oración en este tiempo que se abre con guerras en casi toda la tierra.  

Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.  

Brasil, Yo Soy la Madre de la Iglesia, Soy vuestro Refugio, no os quedéis fuera de él, quien estuviera fuera del Refugio no se salvara, venid todos a Mi Inmaculado Corazón. Preparaos brasileños, muchas tempestades están para ocurrir, especialmente en vuestro país. Rezad, rezad, rezad.  

Todas las naciones haced lo mismo, el sufrimiento será muy grande. No solo las tempestades, sino que peor, guerras, la guerra es movida por el odio, por todos los Pecados Capitales.

Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,  

 

María, la Inmaculada Concepción.

 

 

 Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Mt. 6: 1 -6, 16 – 18.